sep 8
2009

Belem Ávila

Y
Y ¿Qué será de mí­?
Cuando hasta las palabras se hayan marchado
Cuando el polvo termine por cubrir mi cansado y viejo corazón
Cuando mis labios secos ya no anhelen un beso
Cuando mis ojos no distingan ya los colores del atardecer
Cuando quiera mencionar tu nombre y no lo recuerde
Cuando te encuentre y no te reconozca…
¿Qué será de mí­?
Y ¿Qué será de ti?
Cuando tu vigor se acabe
Cuando tu voz se enmudezca
Cuando la música ya no toque tu oí­do
Cuando ni tus sueños te lleven conmigo
Cuando busques mi abrazo y solo encuentres frio…
¿Qué será de ti?
¿Qué será de nosotros?
Solos por egoí­smo,
Tristes por miedo,
Pobres de amor,
Viejos mas del alma que del cuerpo…
¿Qué será de nosotros?
Nadie puede saberlo
Lo único cierto ahora es que una vez que cierres esa puerta…
No se abrirá jamás.

AMOR
Tan cerca de mí­ has estado, sin que pudiera verte
A veces cegada por el miedo y a veces por el dolor.
Me ha alegrado saber, que has tocado a otros,
Cuando los siento felices, cuando les miro brillantes
Pero en el fondo siento tristeza, pues una vez que te encuentran no volverán a mi.

Hoy estas de frente,
No entiendo por qué pero al fin te veo, sin duda eres hermoso…
Tanto que no podrí­a describirte
No tienes un color, eres todos los colores,
Te imaginaba de fragancia dulce, pero hueles a vida
A cotidianeidad, como a pan tal vez o como a tierra…
Te imaginaba suave, pero en verdad eres fuerte
Como raí­z de árbol

Sonrí­es cálidamente,
Y pareciera que este encuentro lo hemos esperado siempre
Sin embargo, no es un momento alegre,
Porque sabemos, que aunque hoy pueda verte
Tendrás que pasar de largo como antes, cuando no te veí­a
Porque no eres para mí­. Porque contigo nada de mi quedarí­a

Me conforma saber que nos conocimos
Como la flor y las hojas, seguiremos cercanos
Y yo escribiré de ti, aunque solo te mire en otros.

¿QUí‰ DUELE MÁS?
Hay cosas tristes por naturaleza
La muerte, el olvido, la enfermedad
El hambre o la guerra

Pero hoy he pensado en las cosas absurdamente tristes
En las que siendo hermosas se corrompen
Como el amor, que muere lentamente
Secándose en un solo corazón
Y que mientras agoniza, causa un dolor
Profundo, no solo por morir
Sino más aún de saber que puede ser salvado
Y no lo será.

TE MIRO
Te miro, cariñosamente, detenidamente, obsesivamente
Y a pesar de las altas expectativas, que no se quién
Ni cómo metió en mi cabeza,
Esas que solo han logrado mantenerme sola,
A pesar de esos pequeños y grandes detalles
Que puede tener tu cuerpo, los que tratas de disimular sin éxito
A pesar de las diferencias que parecen insalvables
Y de las similitudes que resultan insoportables
Y con todo hasta lo que tú te reprochas
Yo no tengo nada que reprocharte

No pude imaginarte, o escribirte, o esperarte diferente…
Eres todo lo que esperaba…
Justo en medio de la tristeza sonrí­es y me das esperanza,
Oportunamente tomas mi mano, cuando me siento sola
Tienes la calidez exacta para mi alma frí­a,
Y la luz suficiente, para mi vida obscura
Y hasta cuando te enojas… me gustas
Y hasta cuando entristeces… te quiero

Por eso te miro tan obsesivamente
Como para grabarte para siempre en mi recuerdo
Y tenerte conmigo cuando te marches
Porque te marcharas lo sé, pero cuando te vayas
Me extrañarás no porque me quieres
Sino por como yo te he querido.

OBSCURIDAD
Busco desesperadamente la lámpara de mi cabecera
La enciendo y no veo nada, el miedo se apodera de mí­
Entiendo que la obscuridad esta adentro
Regreso a mi cama, mi cuerpo tiembla
Me aferro a mi almohada, húmeda de lágrimas
De esta noche y las otras.
Caigo en la desesperación y saco de mi pecho
Mi corazón, siento su sangre correr en mis manos
Escucho su bum-bum como un lamento constante
Le odio, por esa costumbre suya de sufrir…
Le prendo fuego, pero no arde
¡No me sorprendo!
Lo acomodo de nuevo en mi pecho,
Si este no ardió, inútil seria buscar algún material combustible
Entre mis viseras o mi cerebro.
Mis ojos se desorbitan intentando ver algo más
Que la penumbra
Es inútil, Me resigno a la obscuridad.
Siento mi colchón lleno de sangre
La huelo y la imagino de color rojo, casi negro
Ya no tiemblo
Las fuerzas me abandonan y siento descanso
De repente siento como una caricia cálida en el rostro,
Es el sol que se filtra por la ventana…
¡Que noche! ¡Que pesadilla!
Observo mi colchón, blanco, seco, frio.
No está de más cerciorarse
En el espejo del baño veo mi rostro
Y regresa el miedo, porque la obscuridad esta adentro
Y el dí­a y la noche son ahora lo mismo.

TREGUA
¿ no te cansas de estar a mi lado?
Desde aquellos dí­as silenciosos en los que leí­ mi primer libro
Desde mis primeras lí­neas
Cuando escribí­a:
Te quiero mama…
Kimba ha muerto…
Tengo sueño…
Desde siempre, hasta estos dí­as
Dí­as de mucho trabajo, dí­as de ruido
En los que no me puedo concentrar
Dí­as de mucha gente alrededor y nadie cerca

¿no te cansas?
de sentarte en mi mesa, de abrazarme en mi cama, de estar en mis sueños
de ser lo que escribo, lo que dibujo, lo que lloro

dame tregua, te pido
al menos un tiempo, después de ti seré para siempre
bajo la tierra estaremos juntas de nuevo
soledad, por favor
al menos un tiempo

ago 11
2009

Graciela Carroz

Argentina mail

Travesí­a

Si ayer fui tierra que sembrada
dio el fruto que todos esperaban
hoy quiero ser golondrina,
que vuela libre con sus propias alas…
Si cuidé lo que la vida generosa me entregaba
echando raí­ces y alargando ramas,
hoy quiero ser hoja que se mece
por el viento agitada …
Alcanzar cielos infinitos
y bañarme en aguas desoladas…
Que mi alma se regocije
en dulzuras insospechadas
o que deje caer lágrimas
de dolor, si se siente defraudada…
Hoy quiero ser brisa tenue y dulce
alma que infinita vaga
abriendo plena su horizonte
en busca de la divina calma.

jun 22
2008

bruji

SEXO: hembra EDAD: 21… creo LUGAR: Madrid NACIONALIDAD: española E-MAIL: rquela@hotmail.com ESCRIBEME¡¡¡

TAL VEZ ESTA NOCHE NO ES NOCHE

DEBE SER UN SOL HORRENDO

O CUALQUIER COSA

¡QUí‰ Sí‰ YO¡

FALTAN PALABRAS

CUANDO LLORO Y LLORO

¡PUDIERA SER TAN FELIZ ESTA NOCHE¡¡

SI SOLO ME FUERA DADO

VER LAS SOMBRAS, OíR PASOS

DECIR “BUENAS NOCHES” A CUALQUIERA

MIRARíA LA LUNA

PERO HAY ALGO QUE ROMPE LA PIEL

UNA CIEGA FURIA

QUE CORRE POR MIS VENAS

¡QUIERO SALIR¡

¡Dí‰JAME TRASPASAR TU SONRISA¡

¡PUDIERA SER TAN FELIZ ESTA NOCHE¡

AíšN ME QUEDAN SUEí‘OS REZAGADOS

Y UNOS POCOS Aí‘OS

LA MUERTE ESTA LEJANA

NO ME MIRA

¡TANTA VIDA ME QUEDA¡

¡PARA QUí‰ TANTA VIDA!

Escucha este poema musicado por el grupo Kitsch

may 8
2008

Carlos Ardohain


Tengo las velas que alumbran el aniversario
clavadas en el lomo haciéndome sangrar
me siento una vaca adornada para el sacrificio
en medio de un planetita vací­o
soy Vladimir esperando a Estragón
y el árbol que tengo al lado
no da sombra ni frutos está seco
más muerto que yo
tal vez alguien me pinte después
me fotografí­e después hable de mí­
habrá alguien que diga esto parece
el altar de la patria pero quisiera verlos
en mi lugar quisiera verlos bajo mi pel
el sudor la cera caliente la sangre
a mí­ me da igual hay tantos
que prefieren el silencio ante el dolor
hay tantos que prefieren
no decir ni mu

~ ~ ~ ~

Alguno de ustedes cualquiera de nosotros
serí­a capaz se atreverí­a a desarmar
de un golpe la insí­pida marea de los dí­as
dar un salto abordar la magia por sorpresa
serí­a quizá una cosa conveniente
conocer los dí­as del asesino posteriores
al crimen cuando el crimen perpetrado
fue cometido contra uno mismo
y el cadáver que cuelga de la soga
se balancea sonriente en el espejo del yo
no hay razón de ser no hay causa alguna
para este desamparo de la conciencia
esta geografí­a primigenia que espera ser hollada
la hora más feroz puede ser la más propicia
el eco sofocado del silencio puede todaví­a
hacer estallar el cristal de tu coraza
la luna del espejo la cáscara del cielo
para empezar a lograr que todo sea reverso
que se derrame en el mundo la sustancia del antimundo
y las cosas y la sombra de las cosas y la idea de las cosas
abandonen la apariencia de ser y sean en el todo
de una vez

Carlos Ardohain

ene 31
2008

Ana Déniz

nov 19
2007

Pablo Rafael Idrovo

Puedo decir… sobre los ángeles

“No dudes de los ángeles
Son las pocas cosas
que merecen creerse”
Fernando Rielo

Puedo decir, que al despertar
y al verme en vuestras manos universales mi alma es una joya de ilusiones, es un ramo de rosas, jazmines, violetas; un lienzo en donde pinto rostros, porque son las letras las que beso,… las beso tan intensamente que amo a mi alma.
Las que desvelan dibujando palabras.

Puedo decir, que al entregarme en sus manos mis manos se agigantan por tallarlo en letras, por decirle; antes, ahora y después sigue siendo mi más adorable esperanza de verlo adorado por el viento, como la miel al beso tierno y dulce que se deposita como una mariposa que toma… lo abraza y besa a su néctar.

Puedo decirle, que entre la sinfoní­a de libros y adagios de los preludios instrumentales siento que baila y lee a mi lado, se sonrí­e,… se encanta,…
y yo a su lado, entre el silencio
convertimos a Dios en un verso,
en un espacio,… en un tiempo,…

Puedo decirle, que cuando cruzó la vereda de mi patio evocando sus mí­sticos versos, usted llegó,… y me encontró lastimado, me acarició con un pequeño palpitar de sí­labas…
y renací­,… renací­ como nació el universo; por eso amo el universo, amo la historia del tiempo.

Puedo decirle, que entre nuestra pobreza…
por la “transfiguración” de algún Idente hay un ángel que descansa a nuestro lado, un tierno y dulce tesoro que nos consuela y abre las manos de Dios para alimentarnos,…
puedo decir,… que es la más hermosa pobreza, y cuando en la eternidad depertemos ya la pobreza será un pasado porque caminaremos,… por siempre…
con nuestro querido ángel,
a nuestro lado.

Siguiente página »